plataforma de video profesionalCuando el uso que queremos dar al vídeo es para darnos a conocer o bien cuando estamos empezando en el vídeo marketing es muy habitual trabajar una estrategia en alguna plataforma gratuita para compartir vídeos.

Concretamente, entre las acciones más habituales se incluyen la distribución de vídeos de marca, la retransmisión de eventos en directo  y los contenidos que responden a una estrategia de Inbound Marketing (vídeo tutoriales, how to’s, etc).

Para los casos en los que queremos obtener máxima difusión y tráfico, utilizar las redes sociales para compartir vídeos es indispensable y por eso, la mayoría de plataformas de vídeo profesionales están completamente integradas con ellas para la publicación automática de contenidos. Quede claro que ambas opciones no son excluyentes.

Este post pertenece a una serie de artículos sobre Plataformas de Vídeo Gratuitas y Plataformas de Vídeo Profesionales. La semana pasada ya pusimos en contexto qué necesidades puede cubrir una Plataforma de Vídeo Profesional y esta semana veremos cómo las Redes Sociales para compartir vídeos pueden ayudarnos con determinados objetivos como la difusión de la marca.

Elige tu plataforma gratuita según los objetivos de la marca

Un poco más centrados ya en YouTube, cabe destacar dos herramientas interesantes cuando lo que se pretende es esencialmente captar seguidores: el buscador de fans y las notificaciones. El buscador de fans es un sistema por el que la plataforma subvenciona 5 spots True View para el canal; las notificaciones se usan para avisar a todos a los suscriptores cuando hay nuevos contenidos disponibles.

Sin embargo, cuando el objetivo de marketing es el branding puro y duro, estas redes sociales para compartir vídeos no ofrecen tan buenos resultados. Vimeo directamente no acepta los usos con finalidad comercial en su cuenta gratuita y en YouTube resulta muy fácil perder el control sobre la marca. En esta red  encontramos muy pocas opciones para la personalización del entorno y a la vez, hay demasiados elementos que pueden distraer la atención y conducir a otros canales. Hablamos de distracciones como las sugerencias de vídeos, las recomendaciones in-video o la publicidad.

Un ejemplo práctico.

Analicemos el caso de una escuela de surf para ver cómo se podría enfocar el uso de las plataformas gratuitas, según si nuestros objetivos están más enfocados al branding o al engagement.

Digamos que la escuela es un negocio básicamente local pero que quiere alcanzar un público nacional. Para ello se propone distribuir algunas de sus piezas de vídeo de forma privada; se trata de compartir los resúmenes personalizados de la evolución de cada alumno con cada uno de ellos, principalmente por una cuestión de derechos de imagen pero también para una mayor fidelización. Además, también quieren realizar la difusión pública de los mejores momentos de las clases. Con todo ello, nos solo conseguirán visibilidad para la captación de nuevos alumnos y su fidelización, también promoverán la recomendación.

En este caso concreto Vimeo podría ser una opción siempre que no se ponga de manifiesto la finalidad comercial de los vídeos. La red de vídeo consigue mantener su “aura” de calidad precisamente porque pone límites a las cuentas gratuitas para los contenidos no comerciales y exige una cierta calidad artística. Si no se cumplen estos requisitos puede suponer un riesgo publicar en esta red social ya que se reservan el derecho de cancelar la cuenta.

Vimeo además, resulta un buen canal para los aficionados al deporte que se preocupan de la calidad artística de sus grabaciones, algo muy habitual en el sector deportivo gracias a las nuevas tecnologías. En el caso de esta escuela de surf, Vimeo les sirve compartir los vídeos de forma privada como ellos quieren y además, pueden hacerlo sin obligar a los alumnos a tener una cuenta porque la plataforma permite generar una contraseña para el acceso. La escuela consigue, al usar esta red social,  asociar la marca a un plus de calidad, de “hacer las cosas bien hechas”, que en Youtube se difumina.

En el caso de que la escuela también quiera realizar en directo las graduaciones de los cursos de verano la selección de una plataforma de vídeo se complica. Vimeo no puede proporcionarles este servicio de difusión en directo, Vimeo es una plataforma de vídeo bajo demanda exclusivamente. En este punto la opción de crear una cuenta en YouTube cobra fuerza.

Por supuesto en YouTube se puede mantener la calidad técnica de los vídeos, la diferencia más sustancial con Vimeo es el impacto sobre la marca. En esta red social, el branding resulta más dañado y se multiplican las posibilidades de perder la atención de los usuarios. Por otra parte, para compartir de forma privada los vídeos se obliga a los alumnos a tener una cuenta de Google, lo que evidentemente puede resultar una barrera. Eso sí, la parte positiva es que la escuela podrá ser más abiertamente comercial si utiliza esta plataforma.

A modo de conclusión,  cabe destacar que estas plataformas son herramientas que pueden servir de ayuda en aquellos casos en que una empresa, en el marco de una estrategia global de Inbound Marketing, decide generar contenidos útiles en vídeo.  

Algunos casos muy conocidos provienen de empresas del sector de la alimentación que han utilizado canales con vídeos de recetas en YouTube donde los vídeos de las recetas ejercen también como vídeos de producto. Las marcas en general, consiguen credibilidad y solidez en la construcción de sus marcas con estas acciones, más aún si generan alianzas estratégicas con algunos youtubers.