EmprendedoresCualquier marca hace unos años hubiera deseado poder acceder a la televisión, pero algo mucho más deseable para las empresas era aparecer en programas en directo, aquellos que reunían un mayor número de espectadores alrededor del televisor.

El streaming hasta ahora, ha proporcionado visibilidad y otras ventajas a aquellas  empresas pioneras que adoptaron la tecnología. Si hacemos una revisión de algunas de estas empresas nos damos cuenta de que la apuesta por la imagen es común a muchas de las que hoy consideramos modelos empresariales y casos de éxito emprendedor.

Cada vez más nos suena el vídeo online ya que se trata de uno de los contenidos más potentes para alcanzar la viralidad. Pero las capacidades del vídeo online no acaban en los vídeos de presentación y en los flashmobs. Dentro de esta tendencia que es el vídeo, la innovación es el directo.

El streaming en directo, como sucedía con los directos en televisión, ofrece relevancia a las compañías gracias a la inmediatez. Ser los primeros en comunicar determinadas informaciones de interés nos da un posicionamiento ventajoso frente a la competencia. Por supuesto, también suma de cara a nuestra construcción de marca, que los clientes se ven atraídos por el tradicional ‘ni trampa ni cartón’. La transparencia empresarial es la otra gran baza que una marca puede jugar en este sentido.

El directo es como un imán para los usuarios y esto es una oportunidad.

Está claro que  la búsqueda del status usar ‘vídeo’ y usar ‘vídeo en directo’ son un plus. Pero un objetivo inmediato que podemos conseguir es audiencia. El directo es un imán para la audiencia y esto tiene beneficios muy provechosos. Principalmente ganamos visibilidad en Internet, cuando el canal ya está saturado, con una llamada a la participación muy potente.

Es por esto que entre las métricas que utilizamos quienes usamos ya el vídeo como herramienta de marketing la concurrencia gana importancia.

Por otra parte, contrariamente a esto, nuestro interés puede ser segmentar mucho para así poder ajustar al máximo nuestros mensajes y gracias a una herramienta profesional de streaming, también podemos conseguirlo.

Lo más interesante de la captación de datos que obtendremos de un directo es que el interés y el comportamiento de los usuarios pueden valorarse en el momento para ajustar y modificar los contenidos según su respuesta ante determinados mensajes o estímulos. La medición de resultados ‘on air’ nos da un mayor control sobre el éxito de nuestra comunicación.