Hace ya tiempo que el vídeo online se perfilaba como unStreaming para empresasa apuesta de futuro para los negocios online. Los consumidores hace un año revelaban para Animoto, que un 73% se sentía más próximo a la compra después de ver un vídeo del producto o servicio. Podemos decir que el futuro es ahora y actualmente los datos del nuevo estudio ‘The connected Consummer’ demuestran que las empresas que han apostado por incluir vídeos en streaming en sus webs, están traduciendo sus beneficios directamente a ventas.

En primer lugar debemos comprender dónde reside el poder del vídeo. Los consumidores y más aún, las nuevas generaciones que están alcanzando la edad de consumo, prefieren la rapidez que les aportan los vídeos. Por otra parte, el lenguaje audiovisual consigue retener la atención más que las descripciones textuales. Pero si hay un beneficio claro el los vídeos para el e-commerce es  que resultan la experiencia  más próxima a la realidad para los usuarios.

El vídeo en streaming, por tanto, tiene una naturaleza potente y junto a este factor cabe destacar que también aporta valor a cada uno de los objetivos de marketing que se propone una empresa:  adquisición, notoriedad, documentación de los productos, fidelización y conversiones.  

Las empresas entre estos objetivos siempre han destacado el valor que tiene para el engagement y esto es cierto,  un 71% de los usuarios afirmaba hace un año a Animoto que ver un vídeo de empresa le deja una buena impresión sobre la marca. Actualmente, nuevos estudios como el de Webloyalty y Columino, The Connected Consummer,  ponen el acento en cómo el vídeo resulta especialmente útil en el proceso de compra.

El papel del vídeo en el proceso de compra

El webrooming está completamente asentado en los hábitos de compra y el estudio ya mencionado confirma que 9 de cada 10 usuarios acude a la web de las marcas antes de comprar. Si el consumidor está predispuesto a acudir a la página web,  las marcas no pueden perder la oportunidad de crear vídeos en sus páginas de producto.

Según recoge ReelSEO del informe que Liveclicker presentó el pasado enero,  incluir vídeos de las páginas de producto hace que el incremento de las conversiones sea de un 9% . En él se asegura que los e-commerce que disponen de más de un 25% de landing pages con vídeo han  incrementado sus conversiones cerca de un 80% y los que usan el vídeo en menos de un 25%, convierten sólo un 31% más.

Pero no solo los vídeos de productos pueden ayudar en el aumento de ventas. El uso de otros formatos como el branded content vídeo y la publicidad de vídeo, mediante short formats o long formats,  puede ser muy útil y más aún si se utiliza en distintos canales de distribución. Consigue que las empresas online refuercen el paso de los consumidores entre cada una de las etapas del  proceso de compra:  necesidad , búsqueda y compra.

En este contexto, la interactividad y la personalización de los contenidos son dos bazas importantes a jugar. Los proveedores de streaming profesionales nos ofrecen distintas herramientas para que los usuarios puedan actuar sobre los vídeos como los enlaces display y las recomendaciones dentro del player. A través de estos mecanismo las empresas pueden redireccionar al cliente a otros productos interesantes y lo que resulta más innovador, incluir ofertas exclusivas sólo para aquellas personas que hayan visto el vídeo, con lo que se aumenta su poder de viralización.

Se pueden recoger más datos de un vídeo que de cualquier otro tipo de contenido y esto es determinante para alcanzar la personalización mediante recomendaciones.  A través de las analíticas avanzadas de vídeo, podemos conocer de cada usuario qué contenidos ha consumido y en qué puntos se ha mostrado más interesado para después, poder elaborar una oferta adaptada. Para ello se requiere de una plataforma profesional de streaming que permita  incluir formularios en los vídeos, la integración con el CRM y la compatibilidad con otras herramientas de automatización de marketing.

Los dispositivos

Finalmente cabe destacar que los usuarios utilizan mayoritariamente los dispositivos móviles para conectarse a Internet y destaca especialmente el uso de las tablets para comparar. El 74% de los consumidores afirma que prefiere la tablet para realizar las compras online según recoge el estudio de Webloyalty y Columino.

Esto otorga importancia a los vídeos cortos y más en el caso de los vídeos de productos pero también implica que los e-commerce deben prestar especial atención al second screen a la hora de planificar sus canales de distribución.