Para aprender cómo hacer streaming, es importante conocer los elementos que lo componen

Muchas veces habremos oído a hablar de los proveedores y las plataformas de streaming, pero…¿cómo hacer streaming sin saber exactamente qué es?

El streaming, o emisión en directo, consiste en transmitir una señal de vídeo y/o audio a través de Internet a una audiencia general o específica. En el momento de realizar un streaming es muy importante tener en cuenta todos los factores que afectan a su correcta realización, como: producción audiovisual, captura de la señal, tipo de conexión a Internet, diseño y posicionamiento del sitio web donde se emitirá, audiencia objetivo, etc.

Este post trata sobre cómo hacer streaming puede beneficiar los eventos de una empresa. Si te interesa el tema, puedes descargar gratuitamente nuestra guía Cómo hacer streaming: guía paso a paso.


La naturaleza de la señal puede ser un evento que está sucediendo en vivo o un directo generado mediante el encadenado de contenidos creados previamente. En el caso de eventos en vivo es muy importante que la producción audiovisual contemple el lugar de realización; no es lo mismo equiparse para un evento al aire libre que para un recinto cerrado. La topología de red también se ve muy afectada a la hora de contratar y desplegar la conexión adecuada; en eventos al aire libre podemos necesitar conexiones móviles, y podemos también encontrarnos en lugares remotos donde no es posible cablear necesitando entonces conexiones satelitales o celulares. En recintos cerrados se suelen contratar líneas punto a punto, cable o ADSL.

Elementos a tener en cuenta sobre el streaming

Con la captura de la señal entendemos al conjunto de herramientas o métodos que utilizaremos para “digitalizar” el contenido. Por ejemplo, necesitaremos una cámara que luego conectaremos o a una mesa de edición y a un ordenador con un dispositivo de captura adecuado. Desde el ordenador se envía la señal al distribuidor para su conversión (transcoding) y re emisión (delivery).

También debemos tener en cuenta tanto el diseño como el posicionamiento previo a la emisión, es decir, el diseño, por supuesto, debe ser atractivo y se debe hacer la suficiente publicidad previa al evento para intentar acercarnos lo máximo posible a los niveles de audiencia esperada. Si el objetivo es restringir la visualización a determinados sectores, ya sea, por ejemplo, visitantes de un sitio web particular o de zonas geográficas específicas, se debe informar al proveedor de streaming para la correcta configuración de éstas limitaciones.

En relación con la audiencia, también es importante tener en cuenta si queremos que el contenido pueda reproducirse en diferentes dispositivos (ordenadores, teléfonos móviles, tabletas, Smart tvs, etc). Este punto tendrá una implicación en el consumo final, ya que si se incorporan más dispositivos aumentará la audiencia.

Por último, debemos aprovechar las herramientas de análisis estadístico que nos ofrece el proveedor de streaming. De ésta manera podremos confirmar el éxito de nuestra emisión, también tendremos información muy útil sobre diversidad de dispositivos y versiones, desde que sitios web han llegado los usuarios, que distribución geográfica y cuales han sido los intervalos de nuestra emisión que más audiencia han tenido.

Si quieres saber mejor cómo hacer streaming, puedes consultar estos artículos de nuestro blog relacionados con el tema:

Imagen cortesía de photostock / FreeDigitalPhotos.net