Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Nuevos negocios se interesan por el streaming. La presión sobre los agentes del mercado audiovisual tradicional va en aumento.  Deben adaptarse a las nuevas tendencias digitales lo que supone una apertura a los nuevos modelos de negocio que se están explorando. Los usuarios, la audiencia activa, cada vez más consumen vídeo online y las claves de este consumo marcan las tendencias tecnológicas que se vieron en el CES 2015

La televisión ya es conectada.
La conectividad de los televisores no es un requisito discutible pero los fabricantes no alcanzan un estándar para la navegación.
A pesar de que solo un 22% de los internautas usan la Televisión Conectada un 87% ya la conoce. Eso sumado a la apuesta de las marcas hace que a la hora de renovar el televisor, en la decisión de compra influya poder acceder a los nuevos servicios online, que abaratan el coste del contenido premium respecto a las alternativas existentes. Y esto a pesar de que las plataformas de contenido aumentan sus costes de desarrollo inevitablemente al tener que adaptarse a los diferentes dispositivos.

El espectador busca en el salón de su hogar entretenimiento de alta calidad y con una inmersión total.  
Según la Consumer Electronics Association la adquisición de pantallas en 4k será más del doble en el próximo año.
Esta tendencia que ha marcado la fabricación de televisores en el 2014 ha hecho que los distribuidores de contenidos a través de Internet se hayan comprometido a ampliar su oferta en 4k y hayan convertido el streaming en 4k como la tendencia real del 2015.
Netflix, Sony, Amazon y Roku tratan de conquistar a los early adopters para posicionarse en el aparato centralizador del consumo en el hogar, el televisor. Se trata sobre todo de una estrategia de diferenciación ya que es de esperar que los negocios dedicados a la distribución de contenidos online se multipliquen y esta puede suponer su ventaja principal.

El contenido premium se asienta como modelo.
En algunos países como España el consumo de contenido ilegal está muy extendido pero con la mejora de la experiencia de usuario en el hogar se extenderán los servicios OTT.
Los operadores de cable como Sling TV y los broadcasters como la CBS apuestan por el streaming de pago. Eso sí, reestructurando su oferta de contenidos ya que el consumidor busca ahorrar pagando solo por lo que le interesa.
En los próximos años veremos cómo se reduce el número de canales en los paquetes, se introducirán opciones de alquiler y se personalizarán los servicios. “Lo importante es que lo vean” apunta el CEO de la CBS, Leslie Moonves en su aparición en el CES 2015. La calidad del contenido será fundamental para los canales de pago.

Aparecen nuevos dispositivos.

Aparecen nuevos dispositivos como los wareables o los coches conectados que junto a los dispositivos móviles suponen un reto para los distribuidores de contenido, los fabricantes, los anunciantes y los proveedores de aplicaciones por conseguir una experiencia unificada en el consumo; continuar el visionado entre pantallas o dotar a estos dispositivos de contenido enriquecido.